Tanatología

La Tanatología  aborda el fenómeno de la muerte desde varias perspectivas: humanista, religiosa y espiritual, de lo que significa morir y lo que hay después de la vida; la finalidad de la misma es eliminar el miedo a la muerte y dar plenitud a la vida.

El especialista en tanatología es un  que ayuda a aliviar el dolor y la desesperanza que ocasiona la inminencia de la muerte, tanto en quien está a punto de morir como en los familiares. El proceso de morir es una experiencia totalmente individual ya que cada persona es única e irrepetible, sin embargo, trabaja en cada uno de los siguientes aspectos tanto en el enfermo como en sus familiares:

1. Negación y aislamiento. Presencia de miedo y angustia.

PORQUE YO?

2. Ira o rabia. Presencia de enojo, odio y envidia.

PORQUE NO ÉL?

3. Regateo o negociación. Presencia de culpa.

CAMBIAMOS?

4. Depresión. Presencia de tristeza real, enorme y profunda (mucho llanto).

a)  D. reactiva: La vive el enfermo y la familia, pérdidas reales y significativas (rol familiar, apariencia física, capacidades físicas y mentales, independencia, etc.)

b)  D. anticipatorio: La vive solo el enfermo y es silenciosa, pérdidas que van a venir

PARA QUÉ?

5. Aceptación.

Presencia de un dolor muy profundo y entendimiento de la realidad, desaparece la lucha interior y hay mucha necesidad de dormir (está casi desprovista de sentimientos)

 
Los pacientes moribundos jamás mejoran en lo físico pero si en lo emocional y espiritual.
 

Tanatología

El trabajo final del especialista en tanatología es ayudar al enfermo terminal y a sus familiares a tener una mejor calidad de vida y a prepararlos para vivir la muerte con plena dignidad, total aceptación y verdadera paz.

Nos ponemos al servicio del paciente para ayudarlo a plantear y resolver sus necesidades, optimizando su vida afectada por la enfermedad. Con la familia es importante aclarar dudas, orientarlos en  los aspectos económico, religioso y espiritual, protegiendo la independencia de sus miembros, particularmente cuando el final sea largo. Es importante en ambos (enfermo y familiar) cerrar círculos o asuntos inconclusos de tipo emocional.

Actualmente la Tanatología no solo abarca las pérdidas por muerte sino cualquier tipo de pérdida –movilidad, amputación, deformación, salud, infidelidad, divorcio, sueños, despido, jubilación, etc.- encontrando al final del camino un nuevo sentido a la vida.

Al perder algo o a alguien  nos sentimos perdidos, aislados, con todos nuestros sentimientos encontrados, y el no saber qué hacer con ese dolor tan profundo que no nos permite vivir el presente. Nos hacemos preguntas y no obtenemos respuestas, a veces nuestros  familiares no saben qué hacer para ayudarnos.  Por estas y otras razones es importante asistir a un grupo de apoyo el cual proporciona a los participantes el espacio que necesitan para poder expresar lo que les pasa y verbalizar sus sentimientos y emociones sin sentirse juzgadas ni evaluadas; se les brinda la oportunidad de hablar de sus vivencias ante otras personas que comparten experiencias de duelo, las escuchan y sobre todo las entienden. Todos aprendemos de todos y al recoger y asimilar los diferentes puntos de vista, se amplía un panorama que en ocasiones parecía demasiado estrecho.

El servicio de tanatología puede ser en casa, consultorio u hospital de acuerdo a las necesidades del o los usuarios.