Psicoterapia Gestalt

Es una terapia fenomenológico-existencial fundada por Frederick (Fritz) y Laura Perla en la década de los 40. Enseña a terapeutas y percibir, sentir y actuar es distinto a interpretar y repetir actitudes preexistentes. Su objetivo es que las personas en terapia  se den cuenta de lo que están haciendo,  cómo lo están haciendo y cómo pueden cambiar, y al mismo tiempo aprendan a aceptarse y valorarse a sí mismos. Para tal fin se promueve la modificación  del vivir diario,   tomando  en cuenta  acciones tales como la actualidad en el aquí y en el ahora, el darse cuenta, la autorregulación  teniendo más   conciencia aumentándola o ampliándola para tener un mejor actuar  y la responsabilidad de sí mismo.

Psicoterapia Gestalt

Tipos de Psicoterapia Gestalt

La Psicoterapia Gestalt se centra más en el proceso (lo que está ocurriendo) que en el contenido (lo que se está discutiendo). El énfasis está en lo que se está haciendo, pensando y sintiendo en el momento, más que en lo que fue, puede ser o debe ser.

En este tipo de terapia es muy importante entablar una buena relación terapeuta-paciente basada en el respeto, la aceptación, la comprensión y el entendimiento; el terapeuta comparte observaciones, respuestas afectivas, experiencias previas, creatividad, intuición, etc.

La Psicoterapia Gestala de Grupo es de gran ayuda a las personas que participan en ella, ya que permite a los participantes un darse cuenta en  dos  áreas: intrapsíquica e  interpersonal, esto es, lo que sucede dentro de la persona, las interacciones yo-tu entre los miembros del grupo  y el énfasis en el proceso grupal.

Un proceso de terapia grupal es curativo  ya que  logra desarrollar procesos que permiten:

  • Que los miembros de un grupo mejoren como consecuencia de un aprendizaje  basado en su participación  dentro del microcosmos social en desarrollo.
  • El crecimiento proviene del aprendizaje a través de la retroalimentación  interpersonal y la validación consensual.
  • Los participantes  se benefician de las oportunidades tanto de ayudar a los demás como de recibir ayuda en  un  ambiente grupal.
  • La terapia grupal proporciona un ambiente  de contención abierta a las necesidades de cada uno de los participantes.
  • Los participantes logran  funcionar de una manera afectiva en relación a las necesidades en el grupo.
  • Se impide cualquier tipo de definiciones en cuanto a personalidad.
  • Las personas dentro del grupo son  capaces de descubrir y desarrollar su propia estructura y proceso a  nivel individual interpersonal y grupal.
  • El proceso se genera en un aquí y ahora que le permite a las personas tener mayor nivel de consciencia, ya que vivir en el aquí y ahora dota a la persona de potencia, participación y vivacidad.

El modelo de terapia de grupo se basa en que el desarrollo del potencial creativo de los individuos depende de y se relaciona con un sistema social sano y de buen funcionamiento, y los grupos como los individuos pasan por etapas de desarrollo en un proceso de cambio que puede ser caracterizado a groso modo en términos conductuales como un movimiento de la dependencia a la contra dependencia hacia la independencia.

En el día a día de la vida de la persona, estas  nos encontramos en relación con otras personas, la pregunta sería: ¿Cómo estamos en relación a ellas  y cómo  nos interrelacionamos con ellas?

El proceso de una terapia de grupo es crear las condiciones para el aprendizaje de lo que significa ser miembro de un grupo,  ayudar a las personas a encontrar una mejor forma de relacionarse con la familia, en una comunidad, en pareja  etc., para que la persona pueda experimentar el crecimiento personal.

Este tipo de terapia es un buen espacio para personas con dificultad para relacionarse, ejemplo, si tienes dificultad  en las relaciones de pareja, en el trabajo, si te consideras violento(a) o pasivo(a) si crees tener algún tipo de dependencia, si crees que todos están mal, si has perdido amigos o trabajos por tu forma de ser, etc.

Es sabido que las relaciones interpersonales son complicadas, más aún si hablamos de la relación de pareja. Saber llevar una buena relación de pareja exige dedicación y esfuerzo,

Cada persona es única y por lo tato cada pareja es única, luego entonces no se puede hablar de patrones de conducta pre-establecidos  en las relaciones. La  relación de pareja   se convierte  en un nuevo personaje  dentro de la relación, que es única y especial.

Nuestra sociedad actual ha generado enormes cambios en lo que respecta al tema de vivir en pareja, el índice de divorcios cada vez  es mayor  aunado al  creciente número de parejas que deciden vivir en unión libre por aquello de no creer en el matrimonio. ¿Será que los cambios de la sociedad están llevando al individuo a  no querer comprometerse?, por la falsa idea de no encontrar la pareja ideal, tal vez esta  sociedad está  viviendo la vida de  “úsese y tírese”, esto nos lleva a no querer ceder o poner un poco mas de nuestra parte, ¿Será que esta autosuficiencia  aparente nos hace ser menos tolerantes, será que  todo lo anterior nos convierta en  seres más exigentes y nada ni nadie nos es suficiente?  y esto no orille  a la insatisfacción y a la soledad, incluso   viviendo en pareja.

En una relación de pareja se conjunta la complejidad de cada persona en relaciona a su vida personal tal como el tipo de familia de donde proviene cada uno de sus miembros, las características de personalidad de sus padres, el modelaje que recibieron de la relación de pareja, los valores que les trasmitieron, el tipo de carencias que sufrieron, el medio socioeconómico y  sociocultural en el que se desenvolvieron. Todos los anteriores cobran singular importancia cuando estamos hablando de una relación de pareja.

La adaptación ante cualquier cambio es difícil, siendo  uno de los  más complicado el que se refiere a vivir en pareja porque se involucran los sentimientos, mientras dura el enamoramiento esto resulta más fácil pero cuando éste termina inicia el verdadero periodo de adaptación, por lo que inician las dificultades, cuando estas no se hablan se da lugar a los verdaderos problemas de pareja.

El trabajo en pareja con Psicoterapia Gestalt ayuda a que:

  • Cada uno comprenda sus áreas de oportunidad para crecer
  • Cada uno entienda el proceder de la pareja
  • Se trabaja los diferentes niveles de interacción entre ellos:
  • Comunicación
  • Sexualidad
  • Comprensión
  • Apoyo
  • Aceptación
  • Finanzas, entre otras.

El trabajo de terapia en pareja no es enseñarles un modelo de relación si no ayudarles a encontrar el modelo de relación que quieran tener.

En ocasiones las parejas han esperado tanto a llegar a un espacio terapéutico, que la relación está muy fracturada. Cuando  hay hijos es imperioso que esa pareja se rescate por esos hijos, si la relación esta tan lastimada que ya no es posible rescatarla, el trabajo terapéutico se hace indispensable para que en el rompimiento exista la concordia entre las partes y una buena comunicación ya que la relación seguirá hasta que uno de los dos muera, puesto que existen los hijos.

La terapia les permitirá incrementar la calidad de la relación independientemente de si la pareja se reconcilia o no.

La modernidad ha enfrentado a la familia a muchas situaciones problemáticas, de las que no siempre le es fácil salir sin una ayuda terapéutica adecuada. Es un hecho que la televisión, el cine y en general, todos los medios de comunicación, han influido mucho en el comportamiento de la familia moderna. Han cambiado los modelos parentales, el papel de la mujer y de los hijos. Los modelos de la familia tradicional que presentaba al padre como proveedor y a la mujer como ama de casa y a los hijos como educados y obedientes, ya no funcionan para la familia moderna que ha cambiado diametralmente. La modernidad ha traído aparejados un sinnúmero de problemas familiares y de pareja, como el incremento de divorcios, el incremento de madres trabajadoras que tienen que dejar a sus hijos en manos de terceros; problemas relacionados con la natalidad; problemas debidos al tiempo real que los progenitores pueden dedicarse a la atención de la familia; un gran desajuste en los roles que deben asumir el hombre y la mujer, etc. Todos estos cambios culturales han traído diversos problemas, que hacen que muchas familias sientan la necesidad de buscar ayuda en la terapia familiar.

La Psicoterapia Gestalt de Familiaamilia estudia la organización presente (aquí y ahora) de las interacciones dentro del sistema familiar, con el fin de ayudar a los miembros individuales a lograr un mayor nivel de diferenciación, así como de modificar la organización y las relaciones disfuncionales de los miembros, pues cuando se transforma la estructura del grupo familiar, se modifican consecuentemente las posiciones de los miembros en ese grupo.

La Psicoterapia Gestalt de Familia se encarga de promover:

  • Que la familia se dé cuenta de los patrones interaccionales rígidos disfuncionales que no le permiten desarrollarse.
  • La reorganización del grupo familiar, mediante la redefinición de las reglas explícitas o implícitas del sistema, así como de los roles y de los límites.
  • La comunicación libre, abierta entre los miembros, tanto en el ámbito cognitivo, como en el afectivo.
  • La flexibilización de las interacciones entre los miembros y entre los diferentes subsistemas del grupo.
  • El descubrimiento de nuevos mecanismos para la resolución de conflictos.
  • La diferenciación de cada uno de miembros, modificando las relaciones de tipo simbiótico rígido que impiden el crecimiento individual.
  • La utilización de los recursos o fuerzas familiares, para que el sistema utilice su capacidad espontánea de cambio.
  • La satisfacción de necesidades primarias de cada uno de los miembros por la misma familia.
  • El entendimiento de la problemática en torno al “paciente sintomático” como un asunto familiar y no cómo un asunto individual, de manera que cada miembro se dé cuenta de su papel y asuma su responsabilidad.
  • La construcción de significados nuevos que apoyen el desarrollo familiar.